Nuestra Espiritualidad

La Espiritualidad nace del carisma-espíritu de la congregación, conjunto
de actitudes, rasgos y elementos doctrinales y experimentales que constituyen
el modo de ser y de hacer, es un estilo. 

La activa presencia en la Iglesia
encarnada en el mundo deben hacerse siempre desde la propia identidad. Sólo
cuando se es lo que se debe ser, puede hacerse lo que se tiene que hacer

La
Madre Cherubine Willimann, fundadora de nuestra Congregación, se ha enraizado
en la Orden de Santo Domingo. Su espíritu contemplativo la impulsó a la más
alta entrega en el cumplimiento de la voluntad de Dios. 

Servir a Dios y servir
a los hombres, tal es tu testamento que nos ha dejado, tal fue su voluntad que
la congregación trabajecon la oración y penitencia, con obras de caridad y
penitencia, con obras de caridad cristiana y de misericordia en favor de los
más pobre e indefensos. 

Con su amor a la sencillez, con su amor a las personas
como son, con su amor a los lugares a donde Dios la llamó y en su modo tan
positivo de olvidarse así misma nos anima con intensidad y fortaleza a vivir lo
que estamos llamadas como comunidad. Vivir EL AMOR QUE SANA, una con la otra y
con los demás. 

Como los Hermanos Predicadores también nosotras llevamos vida
comunitaria según los consejos evangélicos, castidad, pobreza y obediencia,
ccelebramos diariamente la Eucaristía, rezamos juntas la Liturgia de las Horas de
la Iglesia y procuramos el encuentro con Dios en la oración personal. 

Nos
esforzamos por conseguir una profunda inteligencia de la fe por medio del
estudio de la Sagrada Escritura y la enseñanza de la Iglesia y adoptamos la
forma de vida conventual, 

actuando con fidelidad desde los cuatro pilares de
nuestra orden dominicana, entregadas a disposición de la Iglesia a través del
trabajo apostólico

Conoce Nuestra

Oración