Legados

Legado de
Nuestra Fundadora

Hay que amar a Dios y hacer buenas obras.

Servir a Dios y servir a los hombres. 

Trabaja por tu propia salvación y por la salvación de los demás, esto basta para lograr la salvación, llenar la vida y ser feliz.

Tener buen ánimo aún cuando la cruz es pesada.

Nuestra meta es el cielo.

Busquemos y sigamos solamente a Jesús.

Ser fiel en cosas pequeñas, ayudará a ser fiel en cosas grandes. 

Quien quiere solamente lo que Dios quiere tendrá todo lo que quiere. 

El único corazón al único Dios. 

Todo nos guía a Dios si buscamos solamente a él. 

En lo necesario unidad, en lo dudoso libertad, en todo el amor.

Si aún no ves el fin del hilo, Dios lo tiene en sus manos. 

Para Dios mi corazón, para las almas mi sangre, para la Orden mis fuerzas